El proceso de enseñanza-aprendizaje en la educación técnica

Esto es algo que escribo como para retener algunas ideas y terminar de aclarar(me) las mismas. Por lo que será de gran utilidad todo tipo de opiniones.
En mi opinión, el método de enseñanza que utilizamos en la escuela técnica, se basa en lo que podría llamar, “pila de conocimientos”.
Esto se ve como un conjunto de conocimientos organizados y secuencial izados en base a una dificultad incremental.
pila_de_conocimientos
Ven primero geometría, para luego ver trigonometría, para luego ver estática, cinemática, dinámica. Ven los elementos de la tabla periódica, para ver óxidos, ácidos, sales. Con todo eso luego verán resistencia de materiales. Y con eso podrán hacer diseños mecánicos.
El diseño de todo el trayecto formativo del futuro técnico, está pensado de esa manera. Durante 3 años tienen gran cantidad de materias, con gran cantidad de contenidos, como “ciclo básico”. Solo 3 materias técnicas, muy poco precisas respecto a la especialidad de la tecnicatura.
En general, esto es casi una tortura para los chicos más inquietos y creativos.
Luego viene una etapa de ciclo superior, donde empiezan a realizar proyectos de complejidad incremental. Pero siempre luego de haber visto todo a nivel teórico antes de ponerlo en práctica
La lógica de este trayecto es, claramente, “primero la teoría, luego la práctica”.
Y esto es así desde antes que yo mismo fuera a la escuela técnica. Creo que es una de las razones por las que cualquier intento por modificar esto le produce escozor a la mayoría de mis colegas… incluso los escucho (en mi mente) decir: ¡Y cómo van a hacer algo antes de saberlo!
Este proceso, ha dado resultados más o menos aceptables (incluso excelentes) hasta ahora. Si no tocamos nada, probablemente no se generen grandes inconvenientes hasta dentro de muchos años. El problema es que para cuando lo notemos, ya el sistema educativo completo habrá perdido toda su confiabilidad. Dado que, en mi opinión, cada día, la educación, pierde terreno en la carrera de la confiabilidad.
En todo este proceso educativo, no interviene lo que los chicos quieren. Parecería que no es algo importante, que los chicos son tratados como personas incompletas, incapaces de decidir lo que quieren o que lo que quieren no es lo que sirve.

La reinvención de la rueda

A mi me gusta mucho hacer obras en casa. Obras como hacer un placard enbutido, una escalera para ir a la planta alta, un toldo en el patio que permita pasar el viento pero no la lluvia, unas rejas en las ventanas, etc.
Este tipo de obras requieren una buena cantidad de habilidades y estas, conocimientos. Pero ninguna de estas obras, vino después de hacer un curso de soldadura, carpintería, construcción en seco o herrería.
Estas obras, en realidad eran algo que yo “quería”, mucho antes de saber “como” hacerlo. Y ese mecanísmo, es el que seguramente aplicamos la mayoría de nosotros para la mayoría de las obras que hacemos, sin importar el área del conocimiento en juego.
Sin embargo, pese a que todos usamos ese método para la vida misma, no se hace nunca para la educación formal. La idea que tengo es revertir esto.
Lo primero que tengo en cuenta para esto es, “No se puede enseñar a quien no quiere aprender”. Pero con personas que realmente quieren aprender, enseñarle es una tarea trivial.
Es así que el reto pasará por encontrar una manera de que los chicos sean quienes decidan lo que quieren… y no yo.
Esto puede ser algo muy complejo, dado que mi materia es una más dentro de un sistema que no tuvo, ni tiene en cuenta este tipo de metodologías. Requiere que los chicos adquieran ciertos conocimientos al terminar el año.

mi_procesoMe propongo presentar a los chicos los temas generales que debemos entender al terminar el año. Y que ellos decidan cuales quieren aprender primero.
Por otro lado, voy a poner un proyecto/tarea específico para cada uno de esos núcleos de aprendizaje, de manera que no tengan que decidir entre aprender aplicaciones web o aplicaciones de dibujo vectorial. En su lugar, decidirán entre implementar una aplicación web determinada para que se use en el colegio (incluida la instalación, estudio y capacitación a los usuarios reales de la misma) o la creación de una imagen que represente este taller en el colegio y frente a toda la comunidad educativa (y que pueda usarse tanto en un volante como en un mural ploteado en una de las paredes del taller).
El hacer se pone delante del conocer. Y la tarea se pone delante de las precondiciones para realizarla.
Una vez que los chicos decidan que hacer, vamos a hacer juntos un recorrido necesario para poder ejecutar la tarea. Por ejemplo, si decidieran la aplicación web, necesitamos poner a funcionar un servidor web. Si la materia Sistemas Operativos está en condiciones, lo implementarán en ese espacio curricular, si no sucede, lo implementaré yo para que ellos lo tengan disponible para instalar la aplicación web elegida. Lo importante es que ellos mismos participen de la elaboración de este trayecto de formación, de manera que cada clase, sean ellos los que sepan y quieran avanzar en lo planeado.
Creo que la diferencia será notable a la hora de enseñar que es una plataforma LAMP con la excusa de que es lo que necesitamos para tener la aplicación que ellos eligieron. Y enseñar LAMP como algo de base que algún día les servirá para algo… tal vez.
El hacer y el informarme sobre que debo entender para ese hacer, es un proceso continuo que no espera a terminar uno para comenzar el otro, sino que se entrelazan y funden todo el tiempo entre si.
El final del trabajo, es algo que no debe estar signado por un calendario escolar, sino por el acuerdo de todo el grupo.
Esto sucede así porque este proceso es un círculo cerrado, no tiene fin. Cuando hacés una obra, el final de la misma solo aparece cuando creés que terminó. Y eso implica un proceso interno también. Si lo termino rápido, tal vez no quede tan bien; si lo quiero dejar perfecto, no lo termino más. Poder encontrar un punto de equilibrio en esto, es importante para el proceso de aprendizaje de los chicos.
En este punto, otro de los aspectos que “quiero” lograr, es que el impulso por hacer otras cosas en el espacio curricular, sea lo que evite que esa tarea se vuelva eterna.
Y una vez que los mismos chicos decidan que ya se terminó la obra, pasaremos a la etapa final del hacer, la calificación. Por último, volveremos al primer paso, definir (nuevamente) que queremos hacer.

Una evolución gracias a Iris Fernandez que me pone a pensar

mi_proceso_2
Este ciclo, no es un círculo cerrado, es más bien una espiral. En primer caso porque una vez que hacemos, no seguimos pensando que que queremos hacer lo mismo, no es una vuelta a comenzar (ni siquiera cuando los chicos puedan querer volver a hacer lo mismo).

El conocimiento, ni siquiera queríendolo, puede volver a cero. Necesitaríamos de una amnesia total de todo el grupo para tener algo así.

En su lugar, todo conocimiento nuevo, se apoya en conocimientos anteriores, en reformulaciones, en nuevas investigaciones. Cada vez, llegando un poco más lejos, incluso cuando en la evolución cometamos errores y el nuevo resultado parezca peor que el anterior, tendríamos una evolución positiva. Dado que la experiencia habría enriquecido al grupo.

De esta manera, la versión gráfica del proceso de aprendizaje, quedaría como en el segundo gráfico.

Las calificaciones (v2.0)

Como en casi todos los sistemas educativos, las calificaciones sobre los aprendizajes, son imprescindibles para enmarcar la tarea realizada. Esto se utiliza para evaluar al docente, a los chicos, a la escuela. No digo que esté de acuerdo totalmente con esto, solo que eso es lo que se espera de la escuela como institución. Por lo que no sirve ponerme a querer revolucionar todo de una sola vuelta.
En el formato actual debería ser yo el que diga como estuvo cada uno y poner una nota sobre lo realizado.
En el formato que quiero realizar, la idea es que sean ellos mismos los que pongan las notas.
Algo que siempre me costó mucho es esto de poner notas. Suelo sentir que no importa la nota que ponga, nunca será justa ¿cómo puedo saber yo si es aceptable el nivel de conocimientos de alguien si no estoy dentro de su cabeza? Se tiende a conferir a las evaluaciones (del tipo que sean) un valor exagerado. Por lo que creo que… si de todas maneras habrá error ¿por qué no librarlos de la presión social de la nota y dejar que se centren en el aprender?
Se me ocurre que un sistema de autoevaluación cruzada (cada uno se evalúa y evalúa a sus pares) basado en conceptos como: esfuerzo, capacidad resolutiva, colaboración, lucimiento. Podrían servir mucho para encontrar puntos más cercanos a lo justo. Sin la carga de la nota unilateral.

La idea general es reducir el error, todo lo posible. Por eso no podemos seguir cayendo en el poder de una prueba escrita que determine si el alumno aprueba o no.
Por un lado, se debe tener en cuenta la evolución del alumno en la materia, si agregó conocimientos o sigue igual que al comenzar. En general esto es algo que puede observar muy bien el propio alumno. Ya que solo él sabe su estado inicial y final.
Por otro lado, es importante valorar el carácter cooperativo del mismo en su grupo. Tal vez no avanzó más porque se enfocó en ayudar al resto a que lo alcancen en conocimientos… y eso también es algo que es digno de considerarse en un alumno. Esto es algo que observan muy bien sus compañeros, que serían los beneficiarios en este caso hipotético.
Por último está el nivel final alcanzado cuando se determinó que el proyecto estaba terminado. Esta es la parte que el docente puede conocer mejor. Dado que es quien sabe lo que todavía le falta al alumno para dominar el tema, lo que no alcanzó de los objetivos… que deberían estar muy claramente expresados para los alumnos desde el comienzo del trabajo y delimitado en el “Qué vamos a hacer”.
Matemáticamente quedaría:

Autoevaluación + Evaluación colectiva + Evaluación docente = Calificación

o, dicho de otra forma:
Evolución + Colaboración + Objetivos = Calificación

Todo esto podría resolverse en una asamblea de cierre de proyecto o de cierre de trimestre, según sea el caso más conveniente a miras del docente.

Anuncios

About elproferoman

Asociado independiente de Herbalife, profesor de informática, emprendedor, creador compulsivo y optimista sin remedio.

8 responses to “El proceso de enseñanza-aprendizaje en la educación técnica”

  1. ifanlo says :

    Román, me ha encantado este artículo. Has expresado de maravilla, el proceso que generalmente seguimos los autodidactas; ¡al menos el que sigo yo! Estoy tomando un curso online de PHP y estoy siguiendo exactamente esta dinámica. Claro que yo soy de ¡los que realmente quieren aprender! 🙂

  2. Iris Fernández says :

    Excelente, estoy muy de acuerdo en que la motivación hace la diferencia. Alguien que no quiere aprender, no aprende. El aprendizaje es un proceso activo y solitario. Los docentes podemos motivar, guiar el proceso de aprendizaje.
    Y por eso mismo no estoy de acuerdo con la autoevaluación y la coevaluación como únicas palabras. Vos sabés de dónde vienen, hacia dónde van, y cuánto avanzaron. Evaluá el proceso, no el resultado. No son una hoja en blanco cuando llegan, no son sabios cuando se van. Hay un proceso, y algunos lo hacen al trotecito y con esfuerzo, y otros lo hacen sentados sobre el lomo del resto del grupo…

  3. Iris Fernández says :

    Perdón, me falta algo más: estoy muy de acuerdo con el aprender haciendo, y que la teoría tiene que enmarcar la práctica. Enseñar teoría pura es transmitir lo que otros inventaron, respondiendo preguntas que nadie hizo. Mejor, generar la duda, que salga la pregunta, y entonces, la respuesta vendrá como una pieza que falta en un rompecabezas. Y allí se produce el aprendizaje significativo, para toda la vida.

  4. guillenoguera says :

    Estimado Román, opino que podemos y debemos repensar los procesos de enseñanza y de aprendizaje en “formación técnico profesional”. El modelo lineal de “instrucción” (simplificado al extremo) y fragmentado en una parte teórica y otra práctica (institucionalmente talleres y aula, por ejemplo), debe revisarse con sinceridad intelectual, puesto que se constituye en una experiencia educativa exclusiva para autodidactas y no para promover experiencias más felices de educación técnica que incluya a más jovenes el espíritu de un saber hacer más significativo, aún cuando no tengan esa “pasta de técnicos” (excusa que suelo escuchar a muchos “colegas”).Reflexionar sobre nuestra práctica es el primer paso, y veo que estamos comenzando a transitar los primeros pasos..y abandonando aquellos que se constituyen en una referencia continua materializada en frases como “antes la educación técnica era mejor, etc,etc”.
    El aprendizaje basado en proyectos, incorporar una manera más crítica y reflexiva de manera conciente al desarrollo de “espacios curriculares” con una mejor articulación transversal y vertical, con docentes dispuestos a investigar sus propias prácticas, trabajando de manera más cooperativa, no construyendo compartimentos estancos, buscando significados más profundos de su praxis docente, es sin duda una algo factible y para nada una utopía! Repensar además la función social de la escuela técnica es uno de los desafíos más urgentes, considerando que los alumnos no son los de “ayer” sino los de “hoy”, contextualizando de este modo el por qué y el para qué de la escuela técnica. Además e independientemente del área de formación específica, inclusive general, el modelo tecnológico que sustenta el Software Libre y la “ética hacker” pueden aportar muchísimo a la problemática de la educación técnica; es cuestión de establecer esa relación necesaria entre un modelo más crítico de la pedagogía y el aporte de la experiencia docente en formación técnica. Es bueno saber que un compañero haya materializado sus reflexiones en este espacio y que esté en sintonía con aquello que también vengo pensando hace tiempo como consecuencia de mi propia investigación, espero podamos construir los espacios necesarios para ir consolidando esto. Saludos!

  5. Edgardo says :

    Hay una base conceptual de la que participo, hay muchas materias, las palnificaciones no siempre son las adecuadas, la autonomia de cada docente si no se trabaja en equipo puede ser ineficiente. pero es muy importante tener en cuenta que en una clase de 40 alumnos, lograr consenso lleva mucho esfuerzo y lograr unificar todo el desarrollo pedagogico en un resultado a buscar, podría ser un generador de conflictos o peor aún desmotivador de un % significativo. Escuelas como el sistema finlandes propicia aulas de pocos alumnos y se puede lograr mayoria de opinion y se hacen acuerdos no solo con alumnos sino participando los padres en el acuerdo. Ej quien va seguir carrera de abogado acuerdan una matematica diferente que el que va seguir ingenieria
    El segundo tema es la dedicación que exige del docente, para personalizar la educación en cada clase
    Tercer tema, seguimos como estamos ?, pq si a todo le planteamos dificultades “nos come el león” (segun una frase que se usa cuando a cada innovacion decimos que es riezgoza).
    Una alternativa posible sería trabajar mucho mas en equipo de docentes por afinidad de ciencias: y plantear proyectos por trimestres.
    Los proyectos tienen por objetivo generar una expectativa de resultados que cada alumno pueda ir comprendiendo pq se trata un tema aparentemente descolgado o no motivante en una clase de fisica o quimica por ej.
    Dichos proyectos debieran ser discutidos con suficiente tiempo en varios estamentos y que transversalmente cumplan con el requisito de la curricula mínimamente.
    Un proyecto es un desafio de planificación curricular muy interesante, por lo tanto, es muy importante el liderazgo del proyecto como la aceptacion del equipo docente.
    Proyectos aislados por materia creo que no conducen a una transformación pedagógica,
    Por último, siempre hay que ver desde que óptica estamos queriendo transformar la realidad.
    Sin querer de manera inocente, podemos estar haciendo planteos pedagogicos cuya logica nos embarca en concepciones elitistas (aulas de 12 a 15 alumnos) e individualistas ( con enfasis en el esfuerzo individual) y ademas como sale de los estereotipos formales; que los padres paguen el nivel de cuota necesario para bancar el emprendimiento.

  6. Gustavo Farias de la Torre says :

    Hola Román, estoy de acuerdo en muchas cosas, por sobre todo en que la educación nunca es un ciclo cerrado, cada año, con cada grupo, aprendemos algo, si,si. siempre.

  7. Lisandro Hernan Duarte says :

    Tatalmente deacuerdo con vos Roman. Yo hace rato que tengo una idea como esta en mi mente de como debe ser el sistema educativo pero no sabia como explicarla. Vos lo has explicado perfectamente.

  8. Melina says :

    El analisis está muy bueno. Seria genial poder aplicarlo en todas las areas. Trabajando en conjunto espero podamos alcanzarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s