Conceptos básicos de educación transparente

Este artículo es lo que escribí como preparativo de mi charla en la legislatura porteña…

Me voy a tomar unos minutos para unir algunos puntos que considero especialmente importantes en el día de hoy.

Sepan disculparme si las definiciones no concuerdan con las de ustedes, hoy me toca a mi estar hablando, en todo caso, puede ser una buena invitación a contar ustedes mismos, en otra oportunidad, su versión de estas mismas definiciones.

Libertad

Esta palabra, tan utilizada y conocida por todos, es también muy mal utilizada por muchos, por lo que me gusta pensar en dos niveles de la misma.

Ejercer la libertad, es tener la capacidad de tomar una decisión pensando en el aquí y ahora. Y luego hacernos cargo de las consecuencias de esta decisión.

Disfrutar de la libertar, es un estadio superior al anterior, porque implica visualizar el futuro deseado y tomar luego las decisiones necesarias (aunque no sean suficientes) para hacerlo posible.

Algunos dicen, yo soy libre de elegir el software con el que trabajo, enseño, estudio… pero no se percatan de que esa puede ser la última de las decisiones libres que podrán tomar con respecto al software… y a muchas otras cosas.

Cuando elegimos de manera que nuestras libertades futuras se coartan, elegimos para el mal. Tomamos una visión demasiado parcializada y cortoplacista de la decisión, por lo que no elegimos bien. Y si lo que elegimos, lo hacemos para toda la sociedad, el error se vuelve mucho peor.

Imaginemos este ejemplo para clarificar de lo que hablo:

Supongamos que en un momento de nuestra historia se decide que es imprescindible que los chicos egresen de la escuela media con registro de conducir, por lo que se incluyen las clases de manejo como parte de la currícula.
El estado debería incurrir en enormes erogaciones de dinero para comprar los autos que servirán para hacer esas prácticas en todos los colegios.
Pero ahí aparece una marca de autos que ofrece regalarle al estado todos los autos que necesite para el sistema educativo. El estado acepta de inmediato porque eso será muy bueno para el país ya que tendremos menos costo público.
Cuando los autos llegan a las escuelas se nota de inmediato que en vez de volante, traen una palanca de mando (como los aviones), también un sistema de control por voz para el resto de la conducción. La explicación es que estos sistemas son mucho más seguros que los antiguos y que todos quedarán encantados. Cosa que sucede.
Lo que la marca no dice, es que todos estos adelantos están protegidos ante la copia por derechos de patentes internacionalmente reconocidas. Por lo que son la única marca que puede usarlos.
Como las generaciones van egresando con conocimientos para manejar con esos sistemas, compran esa marca de autos cuando tienen la oportunidad y la marca se convierte, en pocos años, en el mayor vendedor de autos del país.

En este caso, el estado se dejó seducir por un regalo, que luego coartó la libertad de sus ciudadanos.

Lo mismo sucede con el software privativo HOY, no en una hipótesis de conflicto.

Educación

Educar es formar para la ciudadanía.

En los niveles inicial y primario de la educación, se procura brindar a la persona de la responsabilidad, es decir, de la habilidad para responder.

Estas respuestas esperadas, se relacionan con su habilidad para comunicarse intra e inter personalmente, con su conocimiento sobre el funcionamiento de los mecanismos sociales y con las reglas básicas de la ciencia y el arte.

En el nivel medio, se realiza toda una profundización sobre los conceptos de las ciencias, artes y sociedad, de manera que al egresar del nivel, la persona sea totalmente hábil para disfrutar de su libertad.

La educación superior se apoya en la base de que el individuo ya tiene plena respons-abilidad para disfrutar de su libertad. Por eso es que puede abordar de lleno, la formación profesional del individuo, dado que considera que las instancias anteriores, cubrieron las necesidades imprescindibles para la vida ciudadana.

En este caso, la educación solo debe preparar al individuo profesional para que sea capás de tomar decisiones libres y pertinentes según su criterio ya formado.

ONGs

Las organizaciones no gubernamentales son un parche para un estado deficiente.

La proliferación de las mismas en los países con mayor déficit de adaptación del estado, es prueba de ello.

Donde el estado no puede dar respuestas, una ONG surge y cubre (aunque sea parcialmente) ese hueco.

Gleducar de esta manera ha puesto un parche ante a algunos de los huecos que el estado tiene en materia de educación.

Brinda un espacio para la construcción colaborativa de conocimientos (término surgido dentro de Gleducar, dicho sea de paso) donde los docentes y alumnos puedan generar los materiales que necesitan y compartirlos libremente. Luego apareció Educ.ar haciendo algo parecido, pero sin entender el concepto principal.

Da un espacio horizontal de presentación de problemas y soluciones, a través de sus múltiples listas de correo. Un canal de comunicación no formal que invita a tratar los problemas reales, no los políticamente correctos para las escuelas.

Brinda el lugar para que los docentes y alumnos (lado a lado) puedan generar sus propios proyectos educativos. Ejemplos como: Proyecto3, Capacitación Situada en la Escuela, Argenclic o Rincones del mundo; son ejemplos vivos que se pueden localizar el en sitio de Gleducar.

Y todo esto usando software libre y extrapolando los conceptos filosóficos y legales de este a los materiales educativos. En esto último, el estado ni se enteró todavía que se puede hacer.

Un mundo perfecto

En un mundo perfecto el estado tendría un sistema educativo que formara para disfrutar de la libertad.

Las ONGs no existirían o serían organizaciones que se reúnan alrededor de alguna problemática para realizar propuestas que el estado atendería sin demora y con respeto. Para mejorar el sistema continuamente.

En un mundo perfecto, el sistema educativo no utilizaría software privativo, por la simple razón de que resta habilidad para responder a los ciudadanos, al mostrarles solo una manera de hacer las cosas.

En cambio, se enseñaría utilizando conceptos genéricos y dejando lugar para que se puedan conocer las alternativas no libres en cursos pagados y soportados por las respectivas empresas.

En este mundo perfecto, los docentes tendrían la posibilidad de concursar para ganar años sabáticos en los que puedan desarrollar materiales de estudio, investigaciones o proyectos educativos. Y que eso le sirva para ganar puntaje en su carrera profesional. Y los contenidos así generados estarían en el dominio público o con licencias libres.

Resumen

Si se quiere una sociedad más responsable y libre, no se puede optar por el doble discurso de las escuelas con software pirateado o los estados con sumas vergonzantes pagadas a empresas multinacionales en concepto de licencias.

Usar software libre en la educación, incrementa la capacidad de crear, debatir y mejorar la cultura.

Si buscamos una ciudadanía crítica y dispuesta a trabajar para la mejora, tenemos una oportunidad de oro en nuestras manos… les pido a los legisladores que no la desperdicien.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

About elproferoman

Asociado independiente de Herbalife, profesor de informática, emprendedor, creador compulsivo y optimista sin remedio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s